Inseguridad Social

Deshidratación y lengua zapato,

ayer mi amante fue el vaso.

Una señal se ilumina en rojo y blanco:

“necesario fumar”

El fuego y los 40º grados de la botella de cristal

se mezclan y crean una inyección letal,

me dejo matar.

ESCENA PRIMERA

Me despierta un perro vagabundo ladrando

percibo un olor extraño

como si estuviesen quemando

a todos los poetas muertos de los ultimos cien años.

.

Bajo peldaños.

Un tuerto-manco delirando:

donde esta mi paga para discapacitados”

.

8,40 marca la maquina de tabaco

ahogado por impuestos para el diablo

jodidamente caro, me suena el relato.

ESCENA SEGUNDA

La señora de la esquina

apoyada en la pared por trabajo

no sabe donde esta, mirada perdida,

el estado no le enseño geografía.

Medias con tajos

y colgando la barriga,

me da un cigarro doblado

es el único que me queda amiga”

.

Dos calcetines de pares contrarios

grisáceos, deshilachados, cansados

con las costuras por fuera del estomago colgando

sus tomates delatan

que han tenido una vida de puta barata.

dinero para hilos”

escrito en una sucia caja.

Ahora ya sabemos que los calcetines perdidos

acaban en este infierno frio.

ESCENA TERCERA

Busco tu mirada bicolor,

tu pelo rizado,

algo que me evada de este horror.

Le pregunto al borracho de al lado

todavía no ha llegado

esta en el cielo ocupado

follando ángeles con piel purpurina y corazón helado”

.

Pasa un tutú y su muñeca sobre sus puntas girando.

Zapatos blanco perla

y rojo sangre de piel abierta

De fondo el cascanueces sonando.

Enciendo el cigarro.

Observo el humo serpentear,

al compás de ese cuerpo esmirriado

a ratos iluminado

por una luz azul invernal.

Da su ultimo salto,

doy mis últimos calos.

Cae mal.

ese hospital ni de coña lo pagara la seguridad social”

canta el diablo.

ULTIMA ESCENA

Miro a la nada, que esta en frente mía.

En la nada hay nieve.

Y contenedores azules debajo de esa nieve fría.

Copos flotantes van formando relieve

en la sombra de ese mendigo ex-artista

que busca por el en los contenedores

algo de alimento que le quite esos temblores.

Yo queriendo estar muerta

y el mendigo ya casi muerto.

A la seguridad social tampoco le importa eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s